viernes, 5 de septiembre de 2008

EXPOSICIÓN "IN VINO VERITAS" Mariano Cano

“IN VINO VERITAS”

La Exposición “IN VINO VERITAS” que se inaugurará el próximo día 9 de Septiembre a 20,30 horas en LA SALA DEL MOLINO DEL ALCÁZAR DE JEREZ se ha realizado íntegramente en tierras andaluzas.
Andalucía es una región que acoge en su seno varias Denominaciones de Origen (Jerez, Montilla-Moriles, La Palma del Condado, etc.). Es una zona importante en el mundo de la viticultura, sus tierras y sus hombres tienen una dilatada tradición y cultura del vino.
La exposición la comencé a gestar en el año 2.004 y consta actualmente de 80 obras cuyos tamaños oscilan entre 40x50 cm. y 50x60 cm. montadas en cuadros de aluminio lacados en negro.
La exposición actualmente solo recoge aspectos de los Marcos de Jerez y Moriles Montilla. Mi intención es no cerrar el trabajo y continuarlo hasta recoger todos los aspectos de las distintas denominaciones de origen que existen en Andalucía.
En esta exposición que se montará en la “Sala del Molino” del Alcázar de Jerez de la Frontera predominan los aspectos relativos al Marco del Jerez.
El material de la exposición ha sido recopilado hasta ahora en las siguientes bodegas:
CHICLANA: Bodegas de Miguel Guerra.
JEREZ DE LA FRONTERA: Bodegas de González Byass, Bodegas Valdespino (G. Estévez), Bodegas Marqués del Real Tesoro (G. Estévez), Bodegas Williams (G. Medina), Bodegas Maestro Sierra, Bodegas Garvey (Zoilo Ruiz-Mateos), Bodegas Valdivia (Zoilo Ruiz-Mateos), Bodegas Fundador (Beam Global España) y Bodegas Harveys (Beam Global España)
MONTILLA: Bodegas Alvear, Cruz Conde y La Primilla.
PUERTO DE SANTA MARÍA: Bodegas Osborne
SANLÚCAR DE BARRAMEDA: Bodegas Barbadillo.
Todas las obras se han realizado utilizando el siguiente material:
Soporte “Ilford Galerie Gold Fibre Silk (A2)”
Tintas Pigmentadas UltraChrome

Mariano Cano Carrasco
Jerez de la Frontera, Septiembre de 2.008

VIDAS CIRCULARES

La vida es circular. Traza órbitas entorno a ejes. Miles, millones de vidas girando entorno a diferentes ejes, diferentes centros. Describiendo órbitas, alejadas en muchos casos, tangente en otros y secantes, cortantes o superpuestas en una mayoría.
Circular, como el mundo del vino. Circular, como la tierra que lo produce y a la que volvemos. Como la uva, el sombrero de la vendimiadora, el fondo de la jarra, las botas que conforman la andana, los arcos de piedra de la bodega, los depósitos de frío, la botella, la copa.
Circular como todo lo que rodea a la cultura que gira entorno al vino. Su cultivo, elaboración, crianza, envasado, comercialización, consumo y disfrute. El vino crea círculos entorno a él. Crea círculos económicos, de producción, pero también crea círculos de vivencias, de disfrute. Crea círculos sociales e incluso te atrapa en órbitas de las que resulta difícil escapar.
No había recaído en esta característica circular de la cultura del vino hasta que no visioné, una y otra vez, una y otra vez, la obra de Mariano Cano “In vino veritas” para escribir el prólogo de este catálogo, que ustedes tienen entre sus manos, y que les invito a catar.
Conozco a Mariano y sé como trabaja la fotografía. De manera circular. Elige un tema y lo convierte durante un buen tiempo en centro o eje de su actividad. Gira entorno a él, estudia sus diferentes encuadres. Profundiza una y otra vez en su enfoque. Vuelve y vuelve sobre el tema, lo trabaja de manera constante. Evoluciona minuciosamente. Lo somete a controles. Lo paladea y lo mima como a un hijo. Corrige texturas, transformándolas del color (su especialidad) al blanco y negro, para darles sabor. Dominando la técnica digital. Con el toque preciso, el grado adecuado, el contraste perfecto.
“In vino veritas” se ha elaborado como se elaboran los buenos vinos, en el santuario de un maestro y con las dosis adecuadas de tiempo, maduración, cuidado, condiciones y elementos que hacen de él un trabajo serio, completo y con el rigor de un notario que ha querido dejar constancia de toda esa cultura que gira entorno a esta ciudad, al vino e incluso a nosotros mismos. Describiendo órbitas que, nos unen y nos separan, nos alejan o nos acercan a nuestras raíces y a nuestras vivencias... a nuestra esencia.
Agítelo pausada y circularmente, aspire sus efluvios y paladéelo. Descubra las imágenes, los olores y los sabores que “In vino veritas” encierra, porque forman parte de nuestra cultura, de nuestros recuerdos, de nuestras vidas... vidas circulares.
Adrián Fatou Valenzuela






No hay comentarios: